Cristina: "Soberanía política, autonomía económica e igualdad social"

Durante la 47 Cumbre de jefas y jefes de Estado del Mercosur, en la ciudad entrerriana de Paraná, Cristina Fernández, aseguró que "es imposible integrarse al mundo si no se está integrado regionalmente". Asimismo, destacó el potencial del Mercosur en materia de recursos humanos y naturales que lo convierte en "un lugar de privilegio en el mundo".


Durante su alocución ante los jefes y jefas de Estado, la Presidenta de la Nación destacó los avances en la integración regional, logrados no sin "dificultades o diferencias". También, reconoció que los bloques regionales "no pueden ser un obstáculo para integrarse al mundo".

En este sentido, la mandataria consideró que el intercambio comercial por fuera del Mercosur "no significa renegar a otras áreas más consolidadas", pero señaló que esos intercambios no pueden darse "en detrimento de nuestra región".

La Presidenta llamó a tener en cuenta" las asimetrías" y a comparar por ejemplo "algunos de los aranceles de los productos y ver nuestros aranceles, cuya cota superior es del 35%", en tanto que los aranceles a determinados productos agrícolas en los países más poderosos son superiores al 120% y "afectan nuestra producción; no hacen otra cosa que revelar el proteccionismo", afirmó.

En ese punto, Cristina Fernández resaltó que "es imposible integrarse al mundo si, previamente, no se está integrado en la región" al defender la importancia del Mercosur. Además, sostuvo que "es un momento muy especial para el mundo" y puso de relieve "los logros obtenidos en seis meses" de la presidencia pro tempore del bloque regional, que fueron explicitados previamente por el canciller Héctor Timerman.

En especial, la mandataria destacó la patente única para autos en el Mercosur y agregó que "para los países que integramos este espacio es un símbolo" ya que "siempre la integración requiere pequeños gestos, que son los que tienen que ver con la vida cotidiana". La Presidenta señaló luego que los gobiernos de los países que formaron originalmente el bloque son "atacados en nuestros propios países por sostener una política de sostenimiento de Mercosur, de integración, dicen que es una traba para integrarnos al mundo".

Al respecto, dijo que "discursos similares se escuchan en mi país y en otros", pero advirtió que "se puede exhibir en los últimos años el mayor grado de integración". Asimismo, destacó que el mercado común "comenzó a tener un mayor preponderancia a partir de la presidencia de Lula y Néstor Kirchner" quienes, dijo, "volvieron a colocar al Mercosur y a la integración como punto central de sus políticas".

La jefa del Estado indicó que ello revela la importancia de "entenderse con los vecinos. Es muchas veces una trampa en las que nos quieren poner en discutir". Consideró que pretenden que "volvamos a rémoras del pasado, a la desconfianza entre países". Por último, afirmó: "hemos podido revertir esto" y se ha logrado "resolver las diferencias entre nosotros, también en la Unasur".

"No puede haber desarrollo ni crecimiento si no es de carácter inclusivo"

En otro momento de su alocución, la Presidenta afirmó que "no puede haber desarrollo ni crecimiento si no es de carácter inclusivo". La mandataria expresó la necesidad de la integración de los países, "altamente beneficiosa para los pueblos, fundamentalmente, para los sectores más vulnerables y los que necesitan asistencia del Estado".

Cristina Fernández afirmó que es "inteligencia económica, porque cuando más se ha crecido es cuando mayor cantidad de gente se ha incorporado al consumo, al trabajo y a la promoción". "Esa es la clave para el crecimiento del país y para estar fortalecido a la hora de la integración", que "no puede confundirse con la subordinación", señaló la mandataria.

Agradecimiento por el apoyo del Mercosur en el conflicto con los fondos buitre

La jefa de Estado agradeció el apoyo brindado por los países del Mercosur en la pelea contra los fondos buitre y aseguró que nuestro país " se está defendiendo de un ataque de especuladores que apuestan a comprar papeles en default", prácticas que "en Inglaterra, en Luxemburgo y Bélgica están prohibidas". La mandataria pidió que los países del bloque "no hagamos como los que hacen como cangrejo, y caminemos para adelante".

"Es una lucha tan internacional que Naciones Unidas aprobó por amplísima mayoría abocarse a la redacción de un convenio internacional que resguarde la reestructuración de deudas soberanas", remarcó la Presidenta.

En ese marco, la Presidenta dijo que se trata de "buitres un tanto desplumados", y describió a las audiencias realizadas la semana pasada en el estado norteamericano de Nevada como "surrealistas, llevadas a cabo dentro de un casino, entre ruletas y cowboys".

"El mercado es un maravilloso eufemismo"

En su alocución, la Presidenta señaló que "el manejo del precio del petróleo ejemplifica que el mercado es un maravilloso eufemismo para ocultar las razones geopolíticas y los intereses de otros países". "En el mundo se exhibe con crudeza lo que siempre han pretendido vendernos como 'reglas del mercado'. El manejo del precio del petróleo ejemplifica como pocas cosas que en realidad el mercado es un maravilloso eufemismo que han hallado para esconder lo que sigue moviendo al mundo, que son las razones políticas, la geopolítica y los intereses de los países", indicó.

A continuación, la jefa de Estado dijo que "El mercado es un conjunto de grandes empresas que en algún momento se reúnen y toman decisiones que impactan en la política".

Más adelante, a mandataria afirmó que "el mercado es un conjunto de países, o a veces ni siquiera de países sino de personas y grandes empresas que se reúnen y toman decisiones sobre commodities, comercio internacional, precios, etcétera". "Sin despreciar al mercado entendido como el comportamiento de usuarios y consumidores y quienes producen, no son ellos los que deciden. Algunos conglomerados de empresarios, de industriales, creen que ellos son el mercado, pero cuando les cambian el precio del petróleo, por ejemplo, se dan cuenta de que no lo son", consideró la jefa de Estado.

Seguidamente, sostuvo que hay "grandes empresarios" que "creen que son el mercado" pero que "cuando les cambia alguna tasa de interés se dan cuenta de que no lo son" y defendió a "la política como un instrumento de cambio" para la sociedad.

Autonomía económica

Al reivindicar las banderas históricas del peronismo, contenidas en las consignas “justicia social, soberanía política e independencia económica” dijo que sostiene "la bandera de la soberanía política". También, señaló que hoy el término "autonomía económica es más razonable que la independencia económica", segundo concepto de esa corriente política.

Al mismo tiempo, la jefa de Estado señaló que debería ocurrir lo mismo con el tercer concepto del Justicialismo, la "justicia social", y reemplazarlo por la "igualdad social" dado que ese término histórico se refiere a "un estado en el que todos han tenido lo que le corresponde, y ni en mi país ni en ninguno de los países del mundo se ha logrado" una situación así.

Más adelante, agradeció el apoyo de los países del bloque regional ante "uno de los últimos vestigios de colonialismo", como es el caso de las Islas Malvinas.

Deuda social

En la apertura Cumbre, la mandataria argentina señaló que la región "todavía es un lugar con mucha deuda social pendiente". Al respecto, afirmó: "Seguimos siendo muy desiguales. La desigualdad ha avanzado en el mundo y es uno de los temas clave en los que tenemos que trabajar entre los países. Generando una mejor distribución del ingreso vamos a lograr un mayor crecimiento cualitativo".

Sin embargo, la jefa de Estado aclaró: "Eso no significa renegar de integrarnos a otras áreas del mundo ya consolidadas económicamente. Pero tiene que ser un win-win, un ganar-ganar, no podemos aceptar una integración en la que nosotros seamos tributarios". En ese sentido, subrayó que los países del Mercosur deben lograr que esa integración "sea altamente beneficiosa para el pueblo, para los sectores más vulnerables que más necesitan de la presencia del Estado".

Sobre ese punto, consideró que no se trata solo de "sensibilidad política o emocional", sino de "una cuestión de inteligencia económica". "Cuando más ha crecido nuestro PBI es cuando más cantidad de gente hemos incorporado al consumo, al trabajo y a la producción. No puede haber un proceso de crecimiento si no es inclusivo", remarcó, y citó los ejemplos de Argentina y Brasil como referentes de ese paradigma.


Comentarios