En busca de contener lo que ya es un escándalo por los aportes truchos a la campaña de Cambiemos, María Eugenia Vidal decidió sacrificar a una pieza clave de su gobierno: la Contadora General, María Fernanda Inza

Preocupada por la caída de las encuestas, la gobernadora se despega de una persona de confianza. La funcionaria desplazada es del riñón del PRO. Pero ya está en juego el capital político de la gobernadora, cada vez más debilitado.

María Eugenia Vidal anunció que desplazaba en el cargo a su Contadora General, María Fernanda Inza, involucrada en una causa judicial por aportes truchos a la campaña de Cambiemos.

La rigurosidad de la medida revela cuán hondo caló este tema en la imagen de la gobernadora. Por ello, Vidal sacrificó una torre de su tablero. Inza fue Asesora Legal y Técnica en esta administración, antes de asumir en la Contaduría. Hace apenas horas que su pliego fue aprobado en el Senado para el nuevo destino. No alcanzó a firmar ni un dictamen. La gobernadora la desplazó. ¿Por qué fue corrida de ese puesto de control constitucional? Inza fue la tesorera de la campaña. Resulta una de las personas mencionadas en la denuncia penal.

Inza pertenece al núcleo macrista. Fue subsecretaria técnica de la Presidencia de la Nación y jefa de Gabinete de la Secretaría Legal y Técnica de la Ciudad Autónoma.

Este es un intento de respuesta al escándalo de los aportantes truchos que revelara el periodista Juan Ignacio Amorín.

En el último comicio, casi el 90% de los aportes a Cambiemos fueron en efectivo. Amorín reveló que muchos de ellos figuran como originados del aporte de beneficiarios de planes sociales y hasta candidatos de Cambiemos que afirmaron que jamás hicieron esa donación.

Hace tan solo una semana, Vidal intentó ningunear la investigación diciendo que se trataba de una denuncia "kirchnerista", pese a que las pruebas eran contundentes. Ahora tuvo que reaccionar a la crisis que causó el destape de esta investigación.

Fuentes: Clarín/ElDestape



Comentarios