Casi un millón de trabajadores y trabajadoras, se movilizaron a Luján, por "Paz, Pan y Trabajo". Vanesa Siley emocionó a todos y todas con su "Oración por la Patria"

El dato lo reveló el arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, quien comentó que la cantidad de personas fue calculada por la policía. Convocadas por el Frente Sindical para el Modelo Nacional, miles de personas se concentraron frente a la Basílica y participaron de una ceremonia ecuménica. La movilización expresó el rechazo a la política de ajuste del gobierno de Mauricio Macri. La diputada nacional y titular del Sindicato de Trabajadores Judiciales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Vanesa Siley, a la postre, única "oradora" de parte de los sindicatos, leyó la “Oración por la Patria”.

En una mañana que comenzó con lluvia y que tiñó de gris la típica postal de la Basílica de Luján, una multitud se dirigió hasta ese lugar y participó al mediodía de un oficio interreligioso en el que se pidió “Paz, pan y trabajo”. La convocatoria del Frente Sindical para el Modelo Nacional y más de setenta organizaciones gremiales, políticas y sociales puso una vez más de manifiesto el rechazo al ajuste implementado por el gobierno de Mauricio Macri y el reclamo de cambios a la política económica.

Los manifestantes fueron llegando a la ciudad desde primera temprano mañana y acomodándose en las proximidades del escenario que se armó delante de la Basílica y en el cual el cual se realizó el oficio interreligioso. A la hora de la ceremonia, la explanada que va desde el templo hasta el ingreso a la ciudad estaba colmada de gente.

La misa ecuménica la encabezó el arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, quien remarcó que “en el pueblo está la capacidad de organizarse y lograr un auténtico cambio”.

Además, manifestó que “la Iglesia no quiere ser ajena” y que muchos de sus pastores, como los de otras religiones “acompañan a los pobres”. Sobre el final, entre aplausos de los quienes lo escuchaban, citó a Francisco en su “Evangelio de la alegría” y destacó que el Papa alienta a que “no nos dejemos robar la alegría, el entusiasmo, la esperanza, la comunidad, el evangelio y el ideal de amor fraterno”.

"Es un hormiguero de gente, dicen que están cerca de 800 mil personas, llegamos casi al millón", afirmó Radrizzani, quien reveló que el dato se lo dio la policía.

Tras la lectura ecuménica y antes de la entonación del Himno Nacional la diputada nacional y titular del Sindicato de Trabajadores Judiciales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Vanesa Siley, leyó la “Oración por la Patria”.








Comentarios