martes, 5 de enero de 2016

Gabriela Michetti dejó a mas de 2 mil familias en la calle. Entre los despedidos, hay personal con hasta 13 años de antigüedad

Antes de contar con una auditoría, Michetti cesanteó a 2035 empleados porque, argumentó, no podría pagar los salarios.

Cambiemos abrió el año con dos mil despidos en el Senado. La vicepresidenta Gabriela Michetti dio de baja, por decreto, 2035 nombramientos de personal de la Cámara alta. Tras la medida, Michetti nombró una comisión que revisará todos los legajos de la planta permanente y las recategorizaciones de los últimos doce meses y que funcionará como espacio de negociación con los gremios. Desde el sindicato legislativo APL, su titular, Norberto Di Próspero, advirtió que el modo en que se avanzó sobre los cesanteados “es una barbaridad”. “Si hay ñoquis, tendrían que haber empezado al revés, ver quiénes son los que no trabajan y denunciarlo a la Justicia. Esto afecta a más de dos mil familias de trabajadores que son de planta permanente y están amparados por la ley”, sostuvo.

La noticia fue dada a conocer por la propia Michetti, que en un comunicado de prensa aseguró que tomó la medida “para garantizar el pago de los salarios”, porque “si hoy el Senado quisiera hacer frente al pago de sueldos, sin aumentos, ya tendría un déficit de 570 millones”.

La noticia tomó por sorpresa a la mayor parte de los afectados. “En diciembre me pidieron que me tomara vacaciones. ‘Vayan tranquilos –nos dijeron las nuevas autoridades a mí y mis compañeros–, al regreso vamos a tener entrevistas individuales con cada uno’. Ahora me enteré por un tuit de Michetti que me dejaron sin trabajo”, contó una empleada de la Cámara alta que pidió reserva de su nombre.

La sorpresa tuvo un doble gusto amargo porque Michetti había acordado la realización de una auditoría con participación de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires para chequear el tema de los ñoquis, pero finalmente echó a todos los pasados a planta permanente en tres decretos de su antecesor, sin esperar los resultados de la auditoría, que estarán en febrero.

La empleada consultada detalló que se desempeña en el Senado desde el 2012 y que el año pasado la pasaron a planta permanente. “Tengo compañeros con trece años de antigüedad que quedaron en la misma situación”, agregó.

Fuentes de los sindicatos y de los bloques opositores cuestionan que Michetti haya anulado los dos mil pases a planta, metiendo en la misma bolsa a trabajadores reales que cumplen una función y dependen de su empleo.

En la tarde de ayer hubo una serie de reuniones entre las autoridades de la cámara y los gremios. En ellas ya fue abierto un espacio de negociación. Según detalló un delegado gremial que participó de ellas, habrá un plazo de 120 días “para revisar todas las designaciones de los últimos años”. “Están haciendo una caza de brujas, con el planteo de que todo lo que está mal y fue mal hecho”, concluyó el delegado.

Sin embargo, por ahora ninguno de los tres sindicatos con presencia dentro del Senado (la Asociación del Personal Legislativo, la Asociación de Trabajadores del Estado y la Unión del Personal Civil de la Nación) anunciaron medidas de fuerza. En principio, esperarán a ver cómo continúan las negociaciones durante el día de hoy.

La decisión de dar de baja las 2035 designaciones fue tomada en vísperas del Año Nuevo. Según trascendió, el secretario administrativo del Senado, Helio Rebot, mantuvo una tensa reunión con el titular de APL, Di Próspero. Rebot le habría dado al dirigente la posibilidad de elegir a quién salvar, pero el gremialista lo rechazó. “Realmente me parece que es una barbaridad esta medida de dar de baja a estos compañeros que afecta a más de dos mil familias que son de planta permanente, que están amparados por la ley y que vamos a recurrir”, señaló ayer el dirigente.

Fuente: Página/12

3 comentarios:

  1. dicen que esto es democracia,es resentida social motivos tiene.

    ResponderEliminar
  2. es una resentida social,motivos tiene,que turra.

    ResponderEliminar