"Lo peor no pasó"

"El desequilibrio de las cuentas externas se profundiza; la dolarización de ahorros avanza y el FMI exige más recortes del gasto público", explicó el periodista económico Alfredo Zaiat.

"La crisis tuvo un pico máximo en el frente financiero. Ahora comenzó la faceta productiva con cierres y despidos y se está incubando la crisis sociolaboral. El acuerdo con el FMI lanza la economía a un ajuste recesivo sin atender la fragilidad de las cuentas externas", puntualizó Zait.

El especialista sostuvo que "el Gobierno festeja que frenó la escalada del dólar, que superó el test del megavencimiento de Lebac y que abrió las puertas del financiamiento del FMI para tranquilizar a los grandes fondos de inversión del exterior. Contener la corrida cambiaria a un costo inmenso en pérdida de reservas del Banco Central (más de 10 mil millones de dólares) y disparando la tasa de interés al 40 por ciento constituye la primera etapa de una crisis".

Zait concluye explicando los próximos pasos en la escalada de la crisis. Una segunda fase "es la que involucra al sector productivo, con caída de la actividad que hace crujir la cadena de pagos. Esta fase se está desarrollando ahora con achicamiento o cierres de empresas, reducción o suspensión de la plantilla de trabajadores y liquidación de stocks. El deterioro acelerado de la economía real, sacrificio que el Gobierno reclama a comerciantes e industriales en pos de obtener la gracia del mundo de las finanzas, derivará en la tercera etapa, que se expresa en una crisis sociolaboral por el retroceso de las mínimas condiciones de calidad de vida de las personas".

"Las tres instancias de la crisis transitan al mismo tiempo, con picos máximos que se van sucediendo. El financiero ya tuvo su momento crítico, aunque puede haber otro sin previo aviso, como acostumbran sorprender las corridas".

"La crisis en el área productiva se está desplegando con cada vez mayor presión en el frente sociolaboral, que no sólo tiene la manifestación más dramática en miles de despidos, sino también en la pérdida acelerada del poder adquisitivo de trabajadores y jubilados".

"No estar atentos a la dinámica que tienen las crisis ni estar convencido de la necesidad de disponer de mecanismos amortiguadores de los ya costos ineludibles del cambio de clima financiero local e internacional, teniendo en cuenta las varias debacles que se acumulan en la historia argentina reciente, es ignorar que cuando confluyen las tres etapas de la crisis en su pico máximo no existe cobertura mediática ni salvataje del FMI que alcance".

Fuentes: DiarioRegistrado/Página12

Comentarios