"La patria está en peligro": una multitud se concentró en el Obelisco para decir "No al FMI"

Una multitud celebró el 25 de mayo y protestó contra el Gobierno de Cambiemos.

Bajo la consigna “La patria está en peligro”, una verdadera multitud se concentró en el Obelisco contra el regreso del país al Fondo Monetario.

El acto se realizó sobre la avenida 9 de Julio, con un escenario central en el Obelisco donde actuaron bandas musicales.

Allí, la multitud presente proclamó el "No al FMI" con cantitos contra el gobierno nacional y, en particular el presidente Macri (sonó fuerte el hit del verano, MMLPQTP).

Se procedió a la lectura de un documento en el momento culminante de la movilización. Y en el escenario entonaron la canción patria, entre otros, actores, Madres de Plaza de Mayo y Sergio Maldonado.

Los actores Osmar Núñez y Paola Barrientos alternaron la lectura de un texto que fue consensuado por los diferentes convocantes a la manifestación.

Participó la CGT, la Corriente Federal y las dos CTA. Estuvo el titular de Suteba, Roberto Baradel; la de Ctera, Sonia Alesso; y Eduardo López, de UTE.

En el documento se proclamó la defensa del “trabajo digno que generan las riquezas de la patria” y se reivindicó a las “organizaciones gremiales, los derechos conquistados y las paritarias libres”. Además, se planteó “la necesidad del desarrollo industrial, protegiendo a las economías regionales” en el marco de un “federalismo amenazado por el programa del saqueo”.

Además, en el texto se hizo una defensa de “la capacidad creativa del pueblo”, organizado en el trabajo cooperativo y la “organización barrial y social”, y se expresó el apoyo a la educación pública y al rol del Estado para hacer frente a las corporaciones.

En esa línea, hubo una defensa de las políticas de memoria de los años anteriores al macrismo y se remarcó que “el único lugar para los genocidas es la cárcel”, al tiempo que se reclamó justicia por Santiago Maldonado y Rafael Nahuel y bregaron por el respeto a los pueblos originarios, que han sufrido “el avasallamiento de sus culturas ancestrales”.

Antes de la lectura del documento, se anunció desde el escenario que la asistencia al acto era de un millón y medio de personas.

Puede que la cifra sea inexacta, pero lo indiscutible es que se sintió como si fuese un millón y medio. Una escenificación autogestionada a puro deseo y convicción.





Comentarios