El gobierno nacional anunció nueva vacuna gratuita para las embarazadas

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, anunció que se incorpora al Calendario Nacional de Vacunación gratuito y obligatorio la vacuna que protege contra la tos convulsa, tétano y difteria, denominada Triple Bacteriana Acelular.



El Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, anunció hoy que la vacuna Triple Bacteriana Acelular se incorpora al Calendario Nacional de Vacunación gratuito y obligatorio. La vacuna protege contra la tos convulsa, tétano y difteria.

“Desde 2007 en la Argentina no hay casos de tétano neonatal, en virtud de una política sanitaria de vacunación a las madres embarazadas”, dijo y aseguró que en 2013 se redujeron los fallecimientos por tos convulsa o coqueluche, de 70 a 9.

“Es un logro muy importante en materia de política sanitaria. Es muy importante observar -y eso lo ha manifestado el ministro de Salud, Juan Manzur- una política sanitaria que garantice la cobertura desde el punto de vista de vacunación. La Argentina es líder en América latina y es uno de los países más importantes en el mundo desde el punto de vista de la vacunación extendida con 16 vacunas de carácter obligatoria y gratuita. Esto ha permitido disminuir los casos de gripe 1 para madres embarazadas”, indicó.

El jefe de ministros puntualizó que hoy “la Argentina no tiene rubiola, sarampión y hepatitis, y tiene mucho que ver con este tipo de acciones, lo mismo que la meta de reducción de mortalidad infantil que, Dios mediante, llegará a un dígito de 2015”.



El ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, destacó la importancia de la nueva vacuna obligatoria para las embarazadas


El ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, afirmó que “la Presidenta de la Nación nos encomendó a fines de 2011 que comenzáramos a vacunar a las mamás embarazadas con esta vacuna, y así logramos reducir las muertes por coqueluche en niños menores de un año en un 87%, por eso ahora que hemos demostrado la eficacia de esta vacunación, incorporamos a las embarazadas en forma obligatoria y totalmente gratuita”.

Esta herramienta, -que ya estaba incorporada en el Calendario Nacional de Inmunizaciones para los niños y niñas de 11 años-, permitió controlar un brote de tos convulsa (o coqueluche) que en 2011 produjo la muerte de 76 niños en la Argentina. La tos convulsa, enfermedad respiratoria que suele producir un fuerte impacto sobre la salud de los lactantes - especialmente en los menores de cuatro meses -, volvió a emerger en todo el mundo en los últimos años y también en nuestro país.

Manzur afirmó que “en los últimos cuatro años, la Argentina ha sido pionera en la inclusión del binomio madre-hijo en las estrategias de prevención primaria a través de las vacunas” al tiempo que aseguró que “la vacunación de la embarazada ha demostrado un gran impacto sanitario, tanto en la salud de la mujer como de las criaturas, especialmente durante su primer año de vida, que es sin dudas el período de mayor vulnerabilidad de los más chiquitos”.

En 2011, 76 niños menores de un año fallecieron por esta enfermedad. Esta grave situación llevó al Ministerio de Salud de la Nación a decidir -en consenso con la Comisión Nacional de Inmunizaciones, expertos y las sociedades científicas-, que Argentina fuera el primer país de Latinoamérica en recomendar la vacunación de las mujeres embarazadas contra la tos convulsa.

Según Manzur “una vez más, la implementación de una estrategia oportuna, innovadora y el logro de elevadas coberturas de vacunación revelaron una disminución dramática del número de fallecidos menores de un año por tos convulsa”.

En octubre de 2011 se comenzó a inmunizar con vacuna triple acelular a mujeres embarazadas y esta decisión tuvo un enorme impacto en el descenso de muertes infantiles por tos convulsa. La cifra de fallecidos por esta causa se redujo de 76 niños en 2011a 32 niños en 2012.

Los datos preliminares de 2013 señalan que esta tendencia siguió decreciendo ya que se reportaron 10 niños muertos por tos convulsa. Esto significa un 87% de disminución de la mortalidad en lactantes menores de un año.

Las vacunas incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación son gratuitas y obligatorias y constituyen uno de los signos de equidad más robustos que puede tener un país ya que no depende de las posibilidades económicas de los ciudadanos sino que el Estado es el responsable de la provisión de este insumo crítico en todos los centros de salud públicos.


Comentarios