Un presidente sin pueblo: preocupante discurso de Mauricio Macri en la apertura del periodo 136º de sesiones ordinarias del Congreso. Una tomada de pelo a los ciudadanos argentinos

El Presidente repitió las mismas frases que dice desde hace dos años. Afirmó que hay un “crecimiento invisible”, que la inflación “está bajando” y que “ya pasó lo peor”.

Promesas, autoelogios y épica new age. Esa fue la receta que aplicó el presidente Mauricio Macri durante los 40 minutos exactos que duró ayer la inauguración del período 136 de sesiones ordinarias del Congreso Nacional.

Macri repitió sus vaticinios de un futuro mejor, con crecimiento, desarrollo e inversiones. Desgastó la frase: “ya pasó lo peor”, usada en distintas oportunidades durante 2016 y 2017.

“El salario le ganó a la inflación”, mintió y aseguró que va “seguir bajando” pese a que su gobierno erró los pronósticos desde que comenzó su gestión.

Sin centrarse en datos ni estadísticas, se inclinó por un discurso cargado de apelaciones emotivas pero falaces y se refirió sólo a un puñado de proyectos legislativos, que pidió que sean tratados durante este año.

Dos de ellos provenientes de la fallida reforma laboral: el blanqueo y la ampliación de las licencias por paternidad.

También adelantó el envío de las reformas de los códigos Penal y Procesal Penal y apoyó nuevamente la llamada “doctrina Chocobar”.

Otro de los puntos salientes fue la ratificación de su rechazo a la legalización del aborto que incluyó el llamado al Congreso a dar un debate “maduro” y “responsable”.

Sin hacer alusiones concretas, deslizó una crítica a los gremios docentes.

El cierre contó con una típica arenga macrista: llamó a sentir “el orgullo de pertenecer a la generación que está cambiando la Argentina para siempre”.

Los legisladores oficialistas respondieron entonando el clásico “sí, se puede”.

Luego Macri salió por donde ingresó, la explanada central del Congreso. Antes de subirse al auto oficial, levantó a la mano y saludó a una multitud inexistente.


Fuente: Página12
Foto: Charo Larisgoitia 

Comentarios