Cristina: "Gracias por tanta felicidad, tanta alegría, tanto amor, los quiero, los llevo siempre en mi corazón y sepan que siempre voy a estar junto a ustedes"

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner descubrió el busto del ex presidente Néstor Carlos Kirchner en el Salón de los Bustos de Casa de Gobierno en su último acto público en la Casa Rosada. Estuvo acompañada por los miembros de gabinete nacional y por su par de Bolivia, Evo Morales Ayma.


La presidenta Cristina Fernández de Kirchner realizó hoy su último acto público en Casa de Gobierno al descubrir el busto del ex presidente Néstor Carlos Kirchner en el Salón de los Bustos de la Casa Rosada.

En el acto estuvo acompañada por la totalidad de los miembros de Gabinete Nacional, gobernadores, intendentes, representantes de organizaciones sociales y de derechos humanos, y por el presidente de la república Plurinacional de Bolivia Evo Morales Ayma, con quien descubrió el busto del ex presidente.

La primera mandataria recordó el paso de Néstor Carlos Kirchner por la gestión presidencial. “Estamos colocando en este lugar tan particular de la Casa Rosada, en el salón de los Bustos de los presidentes de los argentinos, el busto de quien fuera el presidente ungido el 25 de mayo de 2003. Fue el presidente que en toda la historia de la Argentina obtuvo la menor cantidad de votos. Sin embargo, fue a partir de sus convicciones, de su coraje, su decisión y visión estratégica que construyó una nueva Argentina desde las ruinas que había recibido”, dijo la Presidenta.

"A doce años y medio de que este hombre junto a otros líderes de la región, como vos Evo, como Hugo Chávez, como quien fuera y quien es Lula Ignazio Da Silva, supieron ver que la historia de la región de América del Sur merecía un camino diferente", recordó la jefa de Estado y aludió a la postura que tomaron en la Cumbre de las Américas realizada en Mar del Plata hace diez años y en donde le dijeron "no al ALCA". Sin embargo advirtió que "hoy la región atraviesa un momento diferente, no está él, ni Hugo, partieron, vemos que se intenta y en algunos casos se logra, en países de la región, cambiar lo que fue, lo que es y lo que seguirá siendo".

Tras señalar los cambios que se están produciendo en la región, de una "agenda impuesta desde afuera", la presidenta Cristina Fernández de Kirchner envió un mensaje a los futuros gobernantes: "Que Dios ilumine a toda la dirigencia argentina, que piensen en este mundo nuevo, que cuiden a la Argentina, que cuiden a los argentinos porque no hay lugar seguro en el mundo" y agregó su anhelo de que tengan "la intelidengia de saber que tenemos que poner los lineamientos del país por sobre todo lineamiento extraño, de afuera".

Sobre el final de su alocusión en el Salón de los Bustos de Casa Rosada agradeció la presencia de Evo Morales "tu ayuda, como nosotros lo hicimos cuando asumiste el gobierno", agradecerle a los hombres y las mujeres, "a cada uno de los hombres y mujeres que lo acompañaron a él durante su presidencia y que me acompañaron a mi durante mis dos presidencias, no sólo a los funcionarios, diviso gobernadores, intendentes, a Daniel (Scioli) el acompañamiento que has tenido con nosotros, agradecerle a muchos intendentes, ministros que se han convertido en gobernadores (por el caso de Juan Manzur y Alicia Kirchner) a Julio, Anibal, Oscar Parrilli, a tantos sería interminable la lista pero quiero agradecerles a todos los que han puesto su esfuerzo en estos años y que también tuvieron que bancar injurias" porque aseguró que "ser miembro de un gobierno popular no es lo mismo que ser miembro de un gobierno mediático", dijo .

Avanzó en la lista de agradecimientos y sobre el final lo hizo a los organismos de decrechos humanos: "Agradecerles, no como algunos creen que acompañaron al gobierno; acompañaron la política de derechos humanos que venían reclamando durante de´cadas sin ser escuchados, por eso quiero decirles a todos y todas que muchas gracias".

A continuación la Presidenta se dirigió a un palco ubicado en el frente de la Casa de Gobierno, sobre Plaza de Mayo, para dirigirse a la militancia que fue a despedirla.



Cerca de un millón de personas acompañaron a Cristina

Al hablar ante una multitud que colmaba la Plaza de Mayo, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner también dijo que "me hubiera gustado poder entregar los atributos de mando ante la Asamblea Legislativa".

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner se despidió de la ciudadanía con un discurso ante una multitud que se congregó en la Plaza de Mayo, y pidió “a Dios que quienes nos sucedan por imperio de la voluntad popular” puedan “dentro de cuatro años, ante una Plaza colmada como esta, decirle a todos los argentinos que también pueden mirarlos a los ojos”.
Señaló que aspira a que “cada uno de los 42 millones de argentinos tenga un dirigente adentro y que cuando sienta que aquellos en los que confió y depositó su voto lo traicionaron, tomen su bandera y sean constructores del empoderamiento popular y ciudadano de las libertades y los derechos conseguidos”.

En su emotivo discurso bromeó, refiriéndose a la cautelar judicial sobre el final de su mandato, diciendo que “a las 12 me convierto en calabaza”.

Dijo la Presidenta que “espero una Argentina sin censuras, sin represión, más libre que nunca” y también “con mayor grado de democracia, que alcance a los tres poderes del Estado, porque parece ser que la democracia y la libertad solo se aplican respecto del Poder Ejecutivo”.

“Necesitamos –continuó- que los poderes del Estado se democraticen y sirvan a todos los ciudadanos”.

Dijo también que “me hubiera gustado poder entregar los atributos de mando ante la Asamblea Legislativa, el máximo órgano popular y federal de nuestro país, pero bueno….la verdad que he visto muchas medidas cautelares, contra la Ley de Medios, contra decretos del Poder Ejecutivo, pero les puedo asegurar que en mi vida pensé que iba a haber un presidente cautelar durante doce horas en mi país”.

“Me costó mucho –siguió- ver un presidente en una sentencia judicial al que nadie había votado, o será que la próxima vez además de presidente tendremos que votar a presidente provisional también en la boleta”.

Agregó que “me dolió, confieso que me dolió como argentina, no nos merecemos, no lo merecía ningún argentino ni del 51 por ciento que no nos votó ni el 49 por ciento que nos votó”.

Sostuvo que “nunca hubo un periódo histórico en el que en forma continua y sin interrupciones haya asumido un cuarto gobierno constitucional”.

Pidió a los argentinos que “se mantengan unidos” aunque advirtió bromeando que “miren que no puedo hablar mucho porque a las 12 me convierto en calabaza”.

Afirmó que “nuestra responsabilidad es mucho más grande porque hemos construido esta Argentina con mayores derechos”.

Dijo que a lo largo de los 12 años de gobierno kirchnerista soportaron “tantos palos en la rueda, tantos ataques y calumnias, y podemos estar aquí dando cuenta ante el pueblo” de lo hecho.

Señaló entonces que “imagino que con todos los poderes a su favor”, el nuevo gobierno “seguramente va a poder hacer las cosas porque lo tienen todo a favor, mucho mejor de lo que hemos hecho nosotros”.

“Pero además –siguió- espero que todos los argentinos puedan gozar de las conquistas sociales, del progreso económico, de los logros que han tenido desde los trabajadores los comerciantes los empresarios los intelectuales, los artistas, los científicos, los docentes, los estudiantes” y que “tengan la misma libertad de expresión que han tenido como nunca en estos doce años y medio”.

Declaró luego que al irse del gobierno, puede “mirar a los ojos” a los luchadores por los derechos humanos, a los trabajadores, a los científicos, a los artistas, a los docentes, a los empresarios, a los comerciantes y deseó que la próxima administración, al concluir sus cuatro años de mandato, pueda hacer lo mismo.


Comentarios